MUERTE ANUNCIADA


El viernes 1 de agosto de 2014 se presentó el video en el quedó registrado el proyecto de intervención de la casa ubicada en Belgrano 1527. La gloriosa despedida del inmueble necesitó ser más que un proyecto de arte efímero y pasar a la posteridad.

(Texto extraído de Revista Encultura 2014)

El hogar es el espacio donde nos construimos como personas. Es mucho más que una casa, allí jugamos, soñamos, convivimos con otras personas, amigos, el barrio, espacios, sonidos, colores y aromas quedan insertos en nuestra estructura más íntima y los guardamos en ese baúl de recuerdos que todos llevamos dentro.

Cuando Fernando Qüerio se enteró de que iban a tirar abajo la casa en la que pasó algunas de las partes de su vida que lo definieron como persona supo que tenía que hacer algo. Pensó en encadenarse, pero los papeles estaban firmados y la estrategia estaba pasada de moda. También se dijo: tendrán que pasar sobre mi cadáver, pero no lo caracteriza ni una gran altura ni un físico demasiado corpulento asi que fue otra idea descartada. Decidió ponerle una bomba, si alguien iba a destruir todos los recuerdos que había ahí adentro tenía que ser él, buscó tutoriales en internet pero ninguno lo convenció.

Finalmente decidió intervenirla y dejar que después pasara lo que tenía que pasar. Artistas de toda laya se metieron en la casa y pintaron las paredes, hicieron música, representaron obras de teatro y no hubo nadie que dijera “esto es un asco”. Los agentes estatales y la policía tampoco quisieron faltar al encuentro y hasta inventaron motivos para poder formar parte del evento. Con la excusa de los “disturbios” que había en el lugar lograron cruzar el umbral de la puerta pero de ahí no pudieron pasar.

Quedaron impresos en el material audiovisual que se presentó las caras, los sonidos, los colores y las voces de muchos de los que formaron parte de la propuesta. Ese día, además, se instaló una muestra fotográfica de lo que fue el proceso de demolición del lugar. En ella sólo se ven escombros y pedazos de paredes que todavía no habían logrado tirar. Textos al pie de las imágenes nos ayudan a entender lo que vivieron las personas a quienes ese momento les toco captar.

Todo quedó grabado, no sólo en la retina de quienes por lugar pasaron, sino también por unas cámaras indiscretas que le dieron nacimiento años más tarde al documental. 30 minutos de imágenes, diálogos, figuras en movimiento, y rostros conocidos forman parte del registro que todos queremos atesorar.

Hasta hace unos meses podíamos ver las pinturas en la fachada de la casa que sin pudor decidieron derriban. Fernando ahora descansa en paz, todas las noches cierra los ojos en su cama y se dispone a transitar por las habitaciones de esa casa que ya no existe. El cuarto oscuro con las fotos es el espacio que le gusta más.

Belgrano 1527 es una dirección de la que difícilmente olviden sus protagonistas.

Texto: Luciana Cassina.

 

Anterior "NO SABEN CÓMO SOY"
Siguiente BECAR CULTURA