TEATRO PARA BEBÉS



Desde México llega a Salta algo para los más chicos, pensado para quienes transitan sus primeros años de vida. Compañía Teatro al Vacío presenta su única función el sábado a las 18 en ProCultura.

Quizás sea una de las tareas más dificiles el poder mantener entretenido a un bebé, algo que los padres puede asegurar desde la propia experiencia. Es por esto que nos preguntamos cómo un grupo de teatro puede desarrollar una obra en la que puedan entretener a más de un niño a la vez.

Esta duda la podremos terminar de develar cuando se presenten en nuestra ciudad durante el fin de semana. Mientras tanto podemos pensar en tener en cuenta algunas características de la propuesta para llamar la atención de nuestros pequeños cuando nos toque llamar su atención.

Este tipo de tiene como objetivo principal invitar a los espectadores a jugar, uniendo lazos, acercándose y alejándose. Pensemos como chicos, estamos en una etapa de exploración, conociendo todo lo que nos rodea y desarrollando nuestros sentidos. No vamos a ir a ver una obra de teatro, vamos a formar parte de ella. No seremos espectadores sino participantes. Los colores, los sonidos, los cambios de forma, un espacio en donde casi nada está prohibido… lo único que está prohibido es no tocar.

Texto tomado de la Fan Page de Compañía Teatro al Vacío que nos refleja cómo piensan y cómo trabajan estos actores.

Muchos adultos no conciben la idea de que los niños podrían no querer ser tocados o que les hablen en “lenguaje bebé”; no conciben que sólo quieran que se respete su espacio, como un adulto querría.

Me parece que el teatro interactivo de entretenimiento, sólo puede llevarnos a la situación del ejemplo anterior. Muchos adultos piensan que los niños no son capaces de elegir si desean escuchar, controlarse a sí mismos, permanecer en silencio.

En este teatro interactivo de entretenimiento, los niños tímidos – los niños que aman observar – no existen, así como aquellos que no quieren estar en el escenario, que no les gusta ser observados o que prefieren susurrar a gritar.

Este tipo de teatro interactivo de entretenimiento, ve a los niños como máquinas que mecánicamente responden a los adultos que se presentan como encantadores y maravillosos, y siguen el protocolo estricto de “¡vamos niños, hagamos esto y hagamos aquello!”

Por otro lado, hay adultos que, frente a un bebé en carriola, mantienen su distancia y tratar de comprender si el bebé quiere su atención o no.

Para mí, esto es lo que el teatro de alta calidad debería de ser. Un tipo de teatro donde lo interactivo consista en la escucha, en escucharse el uno al otro.  Roberto Frabetti

x Luciana Cassina.

 


Anterior “¿POR QUÉ NO ME PONGO UNA LENCERÍA?”
Siguiente COLECTIBA FOTOGRAFÍA