TIRAR LA CARNE AL ASADOR



 “Esta noche se improvisa”, como su nombre lo indica, es un espectáculo de improvisación que abarca dos lenguajes, el musical y el corporal y la idea es dialogar en escena y no caer en que los músicos rellenen ese espacio ni que los actores bailen al ritmo de la música, sino que se trata de generar una simbiosis, un diálogo. Así define Nicolás Obregón la pieza experimental que vienen presentando en la Asociación Argentina de Actores y que se repone el 6 de Agosto.

La obra tiene un estructura en la que actores y músicos interpelan los unos a los otros . En la primer parte los músicos empiezan a improvisar, generan una melodía y los actores tiene que actuar en consecuencia. La segunda parte es al revés, los actores crean la escena, una situación, una imagen y los músicos improvisan a partir de lo que ven. Y el tercer momento tiene que ver con una intervención del público, imaginarse de qué se trata lo dejo a criterio de ustedes.

Como en varios de los trabajos de Obregón, escasea la palabra. Para él, hablar con el cuerpo lleva mucho más trabajo pero es un camino que le encanta y lo considera un idioma universal. Aparte, el público puede interpretar lo que sea.

En “Esta noche se improvisa” tiran toda la carne al asador. La puesta tiene ese toque lúdico, en el que ni las personas que está en escena saben lo que va a pasar, es una sorpresa hasta para ellos y el público lo sabe, eso lo hace todavía más interesante.

21 horas – Asociación Argentina de Actores. “Alvarado 147, mitad de pasillo, 1º piso. Van a ver una escuela de espiritismo, es arriba. $80 la entrada, descuento para estudiantes con tarjeta saeta en mano. La idea de tener un precio accesible, está bueno, me interesa que sea accesible para todo el mundo”, sentencia Nicolás.

En escena: Emiliano del Alba, Eugenio Tiburcio, Esteban Cárdenas, Maximiliano Nuñez y Nicolás Obregón.

x Luciana Cassina.

[justified_image_grid facebook_id=483870628361365 facebook_album=1017320488349707]

Anterior PERCUSIÓN IMPROVISADA
Siguiente UNA PALPADA NUNCA ESTÁ DE MÁS