UNA CALMA INCÓMODA



La negación, la culpa, las suposiciones, viviendo una tranquilidad transitoria, perdiendo el principio de realidad.

Bajo la dirección de Laura Casco, Natalia Aparicio y Marcelo Cioffi se ponen en la piel de un matrimonio que ya no tiene luz, una pareja que vive en penumbras evitando enfrentar la realidad por miedo al conflicto. La negación de lo que ha muerto en la pareja es cada vez más difícil de ocultar, resulta necesario hablar de aquello que dejó de existir para enterrarlo y poder continuar de una vez por todas.

Lo que se guarda, lo que se esconde, lo que evitamos decir, la carga que nos persigue…no importa a dónde nos vayamos, aquello de lo que nos queremos escapar viaja atado a nosotros. El tercero en discordia, una ausencia que está presente. La nostalgia de lo que se dejó en otro lugar, extrañando aquello de lo que se huyó.

Laura es una mujer que transmite fragilidad, la caracteriza una conveniente inocencia que le permite evitar el conflicto, su corrompida memoria le da la posibilidad de elegir qué recordar. Luis hace todo lo que está a su alcance para mantener una calma incómoda, tal vez en algún momento se canse de que así sea.

Una obra que nos obliga a pensar en nuestras relaciones, en cómo las vivimos y cómo realmente nos gustaría que fueran. ¿Estamos dónde queremos estar?

 X Luciana Cassina

 

Anterior A LOS 4 VIENTOS
Siguiente CON SELLO PROPIO